¿Cual es el volumen máximo permitido para los espectáculos en la calles?

Se producen muchas variantes de esta pregunta:

“¿Cual es el volumen máximo permitido para los espectáculos en las calles?”

Acompañadas de comentarios como estos: “ayer había discoteca móvil y hoy parece que baile o algo así”, “como si los tuviera dentro de casa”.

Además es muy frecuente que los padres se decidan a llamar a la Policía cuando estas situaciones coinciden con la fiebre de sus hijos pequeños. Lógico y muy justificado. Es una de las llamadas ante las que más me he frustrado y quemado durante 25 años.

Para explicar el problema de fondo empiezo por recordar un par de artículos de la Constitución:

Artículo 9   1. Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico2. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social. 3. La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos.

Artículo 103   1. La Administración Pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la ley y al Derecho2. Los órganos de la Administración del Estado son creados, regidos y coordinados de acuerdo con la ley. 3. La ley regulará el estatuto de los funcionarios públicos, el acceso a la función pública de acuerdo con los principios de mérito y capacidad, las peculiaridades del ejercicio de su derecho a sindicación, el sistema de incompatibilidades y las garantías para la imparcialidad en el ejercicio de sus funciones.

Los funcionarios nos conocemos estos artículos de memoria, por que son básicos en el estudio de cualquier oposición.

Las primeras veces que los leí me producía placer por su cuidada redacción, y lo bonito que parecía que sería vivir en un país con una constitución así.

Luego, con los años, he ido comprendiendo mejor la sabiduría de “los padres de la constitución” y por que hicieron hincapié y redundaron tanto en obviedades como la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos, el principio de legalidad, la sujeción y sometimiento a la Constitución, el ordenamiento jurídico, a la ley y al Derecho, la objetividad la imparcialidad…

Y ya, cuando te acercas a los 25 años de servicio, empiezas a verlos con un cinismo galopante. Respondete tu mismo@ al “porqué” redactaron así la Constitución sus “padres”.

La pregunta “¿Cual es el volumen máximo permitido para los espectáculos en las calles?” está mal planteada, por que presupone que la Constitución se cumple en sus propios términos. Y es que en el mundo real no es muy determinante lo que diga el ordenamiento jurídico al respecto, por que los poderes públicos no están muy por la labor de hacerlo respetar para preservar el derecho a la salud y al descanso, ni aunque sea de tu hij@ con fiebre. En este pueblo, por mi experiencia, y con independencia de los colores de los gobiernos de turno, siempre han tenido preferencia las fiestas y los festejos en sus decenas y decenas de distintas manifestaciones y localizaciones. Sencillamente creen que barrer para la fiesta les va a dar mejor resultado electoral. Sí que les gustaría dar satisfacción también a los vecinos que sufren las molestias, sería genial que todos estuvieran contentos y les votaran, pero hay un conflicto de intereses que se resuelve mayormente a favor de las fiestas.