Opositar Sin Enchufe

La lógica clientelar y de spoil system (quítate tú pa ponerme yo), de la que algunos políticos y funcionarios están tan imbuidos, pero que unos y otros venimos cuestionando, esconde un drama que nos suele pasar desapercibido, el de los opositores sin enchufe, que también los hay, y a cientos.

Que se atrevan a intentar quitar a unos de una forma tan burdamente ilegal puede ser señal de la fuerte presión a la que pueden estar sometidos para colocar a bastantes más enchufados que plazas tienen vacantes. Es decir, que podría haber una oposición dentro de otra, y aunque para los enchufables siempre es mejor opositar dos aspirantes por cada plaza que doscientos por plaza, aún sería mejor para ellos que sólo hubiera un enchufable por plaza.

La ansiedad que puede sufrir el enchufable al sospechar o saber que su enchufe puede no ser suficiente por que hay más enchufables que plazas, se puede traducir en ese nerviosismo y presión para expulsar a funcionarios sin enchufe, incluso pudiendo llegar al extremo de delinquir para intentarlo.

Por que pasa lo que pasa… que nos Defendemos

Pero, qué hay de la ansiedad del opositor sin enchufe ?

Pongamos el caso de la última convocatoria para auxiliar administrativo. Nada menos que 600 aspirantes admitidos para optar a tres plazas, 200 opositores por plaza. Imaginemos que sólo hubiera 6 enchufables de entre 600, crees que esos 6 opositores estarían tranquilos por que su enchufe aumenta sus probabilidades del 0,5% al 50% ? Yo creo que no, que no tendrían suficiente y querrían tener el 100% de probabilidades de ocupar la que consideran su plaza (históricamente se ha llegado a matar, movidos por esos sentimientos), y es para eso para lo que les vendría bien que se echara a la calle a funcionarios que están muy lejos de tener enchufe, que se les echara como fuera (aunque haya que ir contra la Ley, contra el Derecho, y contra sus propios actos).

Pero siguiendo con esa suposición, nos seguirían quedando 593 opositores sin enchufe. Su ansiedad, frustración, indignación, impotencia e indefensión podrían ser enormes, y nadie ha reparado en esto. La desventaja de estos opositores sin enchufe mejoraría muy poco por que se expulsen de la administración a dos o tres funcionarios sin enchufe, lo que sí que marcaría una gran diferencia es la certeza o garantía de ser tratado en condiciones de igualdad.

Por eso me parece interesante y oportuno:

  • Prevenir, y luchar contra, el clientelismo y reparto del botín.
  • Reforzar a los opositores sin enchufe con todo tipo de recursos, incluso mentales y emocionales, para compensar y afrontar su desventaja.
  • Defender el derecho al cargo de los funcionarios sin enchufe, una vez que han obtenido su plaza, incluso, o más aún, si ya han pasado más de 25 años y se les ha distinguido por su excelente trayectoria profesional durante los mismos.
600 aspirantes admitidos
En preparación, para intentar ayudar, esperemos que a cientos de ellos